imagen
     
  facebook twitter facebook  

  ¡Recuerde!  
     
    Los niños se ahogan en silencio, solo bastan unos segundos  
   
   

imagen
  Santiaguito  
 

El miércoles 11 de junio, cuando se cumplía el segundo aniversario de tu partida, se aprobó en el Senado de la República el proyecto de ley de seguridad en piscinas.

Y al igual que en las ponencias aprobadas anteriormente, fue entre un 10 y un 11, lo que me confirma que tu siempre has estado al lado de este proyecto, como un ángel guardián.

Hoy, aunque públicamente pocos reconozcan que tu fuiste la motivación para esta ley, tu y yo sabemos, que hemos logrado cumplir con la misión que tenias en este mundo, en tu corta vida, y que mamá ha logrado que tu muerte no haya sido en vano.

Seguire trabajando con todas mis fuerzas desde tu Fundación para evitar que otros niños pasen por lo que tú pasaste, y otras familias no vivan con ese dolor en el corazón que con el tiempo no disminuye.

Gracias hijo mío por ser mi inspiración.

Junio 11 del 2007
Hace un año que no estás, y nuestro corazón no deja de dolernos como el primer día.

El resto de nuestras vidas la dedicaremos a encontrarle una razón a tu ausencia y en honor a Tí, seguiremos adelante con la misión que en tu nombre nos hemos propuesto, y que consideramos tu legado para los niños de tu Patria.

Acompáñanos siempre Muñequito, con tu sonrisa, tu mirada, tu alegría y tu ternura, que son la luz que nos guiará hasta el feliz día que Dios nos reúna nuevamente.

Te amamos por siempre,Papá, mamá, Tití, la bebé, y toda tu familia.

A SANTI

Fuiste un gajo rebosante de flores siempre frescas Siempre renovadas, delineadas con la ternura de tu risa,

Fuiste manantial transparente y sonoro Fuiste las alas que se extendieron hacia la inmensidad, Hacia lo insondable, pero no por esto menos real.

Fuiste un caminito serpenteado de primavera Con pequeñísimas plantas y guijarros Y animales gráciles y atentos.,

Fuiste el discurso mismo de la dicha La puerta que se abre al presentir tus suaves y decididas pisadas.

Fuiste un caracol en la oreja, Una moneda para el niño pobre Un abrazo repentino, y un beso húmedo

Como conformarme con el lucero que me habla ahora de Ti?

Me duelen las estrellas!
El tono azul, puro y cerrado del firmamento, en la madrugada Me duele!

Me duele el mar y sus murmullos Me duele el viento y hasta el color en las plumas de los pájaros Y la risa de otros niños, y hasta la felicidad me duele.

santi rivera

Así no quiero seguir, He de hallarte, he de volver los ojos allí, Hacia donde tu nueva libertad se afirma:

En la hierba, que de nuevo brota, En la liebre pardusca y esquiva Que se nos atraviesa en el campo a las seis de la tarde, El abejorro y el colibrí, la ingrávida libélula Y por la noche, la sencilla y prodigiosa luciérnaga

Y en cada niño de los semáforos

Esos son tus dominios La herencia que nos dejas, para seguir jugando con nosotros, para seguir cantando, porque nosotros nunca pometemos”

Pero peor aun, allí en esos lugares donde estas tan presente al observar un rostro perplejo: que les pasa? Y nosotros te decimos: Nada, estás VIVO!

Tía Maria Helena

santi rivera

 

 

 

 

 

 

Me duele la oración, el canto, la visita.

Quedarse sin ti, Es como robarse el oxigeno de todo un planeta Es una nota musical fracturada, desalineada

Quedarse sin ti, es desteñir el cielo Como si bajo tus cejas se hubiera dormido por siempre El alma de todos los poetas

Como si las aguas se dirigieran Exhaustas y oprimidas ahora por sus cauces

Quedarse sin ti Es no parar de llorar, porque hasta cuando río, Y hablo y hago cálculos, estoy llorando

santi rivera

Al referirme a las vivencias que nos acercan al precioso SANTIAGO MARTIN o SANTY , SHACHIS , SANTIAGUITO , BOMBON, CAMPEON o cualquiera de las otras formas como el nos motivo a llamarlo, podríamos inclusive, haberle puesto muchos mas nombres todos nos harían sentir el mismo afecto, la misma alegría, igual emoción, la ternura a flor de piel.

Creo que durante este año, todos sin excepción, hemos dejado brotar sin ningún esfuerzo las mas bellas expresiones para referirnos a este Angel que el Señor, a través de Martincito y Pili, nos regalo para que en tan poco tiempo, nos colmara de las mas pura alegría, nos dejara indeleblemente impresos en el alma los mas gratos recuerdos de todo lo que él, como expresión de la vida, nos pudo compartir:

La ingenuidad salpicada de pilera, la increíble combinación de picardía e ingenuidad, su intensidad cuando frente al micrófono cantaba o nos deleitaba con sus chistes, la claridad de sus inmensos ojos que seguían con idéntica pasión el vuelo de los colibríes o el pataleo de los peces.

El recuerdo de sus escasos pero intensos cinco años son suficientes para que todos unidos en una oración digamos: Gracias Señor, por su bella existencia, gracias por la Familia, por el amor, por los niños que prolongan los más altos sentimientos de cariño y de esperanza. Gracias a Pili y Martincito por haber aceptado el ofrecimiento que la virgen les hizo cuando estaban en Buenos Aires a pesar del anuncio de un pequeñito problema con que llegaría este hermoso regalo: “Será por muy poco tiempo?”.

Si, muy poco pero lo suficiente para valorar la vida, el riesgo de asumirla con la intensidad como la sumió él. Suficiente el tiempo para disfrutar la alegría de su presencia, la solidaridad de los seres queridos y de los amigos, suficiente para entender que la tarea hay que hacerla bien hecha y con amor. Santi, has seguido creciendo en nuestros corazones. Que vivo estas en cada uno de nuestros instantes. Que rico dormirnos o despertarnos con el halo de tu sonrisa, con la tibieza de tus manos, con la luz de tus ojos. Señor, gracias por habernos permitido también crecer en fortaleza.

Santi, me falta aun decirte que tenias derecho a ayudar con un pocotón de angelitos a meter los goles del Boca, pero mucho mejor que esta noche mientras yo escribía esta nota, tu papito hacia turno en el hospital y los demás observaban el partido entre Millonarios y el Atlético, tu ponías los goles en los pies del los jugadores del Atlético Huila. Bravo campeón!

Te abrazo y te beso, “La tía Langela”.

 
imagen

 

imagen