imagen
     
  facebook twitter facebook  

  ¡Recuerde!  
     
    Los niños se ahogan en silencio, solo bastan unos segundos  
   
   

imagen
  Estadísticas en Colombia  
 
main

Las cifras del DANE del 2003 mostraron 399 muertes en Colombia por ahogamiento hasta los 14 años, de los cuales 190 fueron menores de 5 años.

El estudio realizado por el INMLCF (Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses), publicado en Forensis. Muertes y lesiones accidentales, Colombia 2008, muestra:

Del 2004 al 2007 el ahogamiento se convirtió en la segunda causa de muerte accidental, pero la primera causa de muerte para menores de edad, con un total de 1.148 que representaban 40,8% , de los cuales 445 eran de 0 a 4 años. (38,7%)

Las actividades recreativas acuáticas (definidas como aquellas realizadas en el agua para diversión, placer o práctica de deportes como nadar, pasear en bote y pescar, entre otras) y el consumo de alcohol están comúnmente asociados con este tipo de accidente.

Existen experiencias respecto a la disminución durante los últimos años de la mortalidad por ahogamiento y sumersión accidentales en otros países como Japón, a través de medidas que incluyeron la educación a la comunidad y a la aplicación de modificaciones ambientales para reducir la exposición al riesgo. Sin embargo, para la adaptación de medidas de prevención, es evidente la necesidad de profundizar en el conocimiento de este tipo de accidentes y factores relacionados, ya que lo accidental de estos acontecimientos sólo radica en sus consecuencias .

De otra parte, el 22% de las muertes accidentales ocurrieron en la vivienda, donde el 86.9% de las víctimas eran niños menores de 3 años. Aunque la mayoría de los ahogamientos se producen en piscinas residenciales, los niños pueden ahogarse en simplemente unos centímetros de agua (como baldes, tinas, chapoteaderos, cubos de pañales, retretes). Siendo paradójico, pues se considera que en la casa es donde los niños pequeños deberían encontrarse más seguros.

Los ahogamientos ocurren en la mayoría de los casos (42,4%) cuando la víctima desarrolla una actividad recreativa, deportiva o disfrutando de su tiempo libre. Y aquella actividad que en un comienzo iba a ser un momento de esparcimiento, se convierte en una tragedia. Esto puede ser reflejado por el relajamiento en los controles personales cuando se desarrollan estas actividades. La mayoría de los eventos se producen durante los meses de enero, junio, julio y diciembre (el 40,7%), época de vacaciones.

En Colombia, la mitad de los menores de 18 años muertos por ahogamiento se registran en los seis departamentos señalados en el Cuadro 2, observándose afortunadamente una disminución significativa en cada uno de los departamentos seleccionados, excepto en Santander.

De los 1.148 menores ahogados, el 42,3% corresponde a menores de 4 años, los niños pequeños pueden ahogarse cuando se inclinan hacia delante para mirar dentro de un balde o levantar la tapa del inodoro. Dado que la cabeza es la parte más pesada de un niño pequeño, es fácil que se caiga dentro de un contenedor. Estos recipientes llenos de líquido a menudo pesan más que un niño pequeño, y no se vuelcan cuando el niño cae en ellos.

Los demás grupos poblacionales muestran participaciones porcentuales similares de más o menos 19 % cada uno. En cuanto a la distribución por sexos, los niños presentan un mayor riesgo de accidentalidad (71,2%) que las niñas y por cada 2 niñas, murieron 5 niños.

El número de muertos por ahogamiento de este grupo poblacional se redujo un 23,5% en el año 2007, respecto al 2004. Sin embargo, el ahogamiento sigue siendo la principal causa de muerte entre los menores de edad.

Una característica a tener en cuenta que el ahogamiento por
sumersión suele ser silencioso y rápido y sucede en un muy corto período de tiempo, de tal manera que en tan sólo 2 minutos, el niño puede perder el conocimiento y puede sufrir daño cerebral después de estar apenas 4 a 6 minutos bajo el agua.

Lo más importante que se puede hacer para evitar que el niño se ahogue es vigilarlo atentamente cuando esté cerca o dentro del agua, sin importar la profundidad, dada la rapidez con que pueden ocurrir estos eventos, la proximidad al niño puede no ser suficiente.

 


 
imagen

 

imagen